Descansando*

“Solo está descansando” se repitió por enésima vez mientras pasaba una oxidada esponjilla metálica por el reluciente número 72 que la diferenciaba de otras como ella. Ahora solo podía colarse en las noches para limpiarla y mantenerla a punto. “Lista para salir” se dijo. “Ya van a ver quien es el loco”.

Lo único que sabían los otros indigentes es que se llamaba Toño y que había sido maquinista de La Morena. Así la había llamado desde el momento en que inició el primero de los cientos de recorridos que juntos hicieron. Nunca se casó, no tuvo hijos, su hermana y lo que quedaba de su familia murió en la avalancha de Armero. Solo tenía a La Morena y a Abimael un perro viejo y cansado al que le gustaba espantar a la familia de ratones que vivía en lo que alguna vez fue un cojín sobre el asiento del conductor.

“Ya pronto nos vamos” le susurró a La Morena. Sabía que algo no estaba del todo bien. Lo sabía porque aun tenía momentos de plena conciencia en los que notaba que le estaba hablando a una vieja locomotora alemana traída a Colombia en el año 1956 y que llevaba 33 años abandonada. Sabía que el fin no estaba lejos, sabía que su cordura caducaría el día en que La Morena le respondiera.

Interminables cultivos de arroz, montañas gigantes y tímidas que escondían su cabeza tras densos bancos de niebla aparecían cada vez más a menudo frente a sus ojos. Y la carrilera. Una carrilera que no parecía tener principio ni final. Una carrilera a la que le faltaba el alma, le faltaba La Morena.

“Ya casi nos vamos, cierto Morena?” le preguntó en voz alta a la dormida locomotora alemana. “Sí Toño” le respondió La Morena, “mientras tanto descansa, ahora yo te cuido, ya te avisaré cuando estemos listos”. Trastabillando Toño dio los últimos cinco pasos de su vida, con su último aliento se acomodó en el asiento del conductor de la locomotora, el único sitio donde había sido feliz en toda su vida. Con una sonrisa observó la interminable carrilera que se extendía bajo La Morena, “Vamos” dijo La Morena, “Arranca pues” dijo Toño mientras hundía la cabeza en su pecho.

Mientras suena: Promises Broken. Soul Asylum.

*Inspirado por: http://www.flickr.com/photos/veronica_giraldo/2705682204/

Anuncios

Una respuesta to “Descansando*”

  1. Schatzy Says:

    MMMMMMMMMMMMMMMMMM, DESDE ACA NO PUEDO VER LAS FOTOS, DESPUES INTENTO VERLAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: