Archive for 19 agosto 2008

Nada

agosto 19, 2008

No, no baja, sí sigue dañada. Abra el techo. Pues viejo ¿qué puedo decir? Es una vaina muy rara. Pues es que la conozco hace como diez años, sí siempre me pareció bonita, una vieja chévere y bonita y ya. No se que pasó esta vez. Hace como dos años que no nos veíamos. Y de pronto apareció no tan inesperadamente, la verdad un poco esperadamente hasta con cierto toque ligero de ansiedad, claro es que en dos años la gente cambia, y con ella los años son buenos, cada vez más bonita y más chévere.

Que jartera este trancón, no vamos a llegar nunca, bueno como le iba diciendo, apareció y no se que pasó esta vez. Pero me costaba mucho esconder una sonrisa pendeja cada vez que la veía y cada vez que hablaba con ella. La miraba a los ojos y sentía dos impulsos opuestos uno quería desviar la mirada porque me intimidaba, sentía nervios, y en el otro quería quedarme mirando esos ojos gigantes, mirarlos sin pausa; pero claro nunca seguí ninguno de esos impulsos del todo, seguía un poquito de cada uno. Como dos veces le rocé la mano y sentí un corrientazo, ni idea si ella sintiera lo mismo. No creo.

No hermano, no le dije nada, ni tampoco se lo voy a decir. ¿Para qué? Ud. sabe lo iluso que es ponerse a soñar a estas alturas del partido. ¿Qué voy a hacer? Nada, sí que desgracia, esta historia murió sin nacer.

Mientras suena: Descontrol. Fobia.

Anuncios

Cuatro.

agosto 12, 2008

Increíble, no? Acá estoy de nuevo. Cuatro años después. Ya han pasado cuatro años desde que empacaste tus cosas y dejaste media cama vacía, un closet desocupado y un corazón muerto. Sí, ya se que he roto mi promesa de nuevo. Aunque si a eso vamos, en promesas rotas hace mucho me ganaste. Me siento cansado, sabes? Y en ese estado no hay promesa que valga. Solo nostalgias que quitan el sueño y despiertan momentos largo tiempo “olvidados”.

Sabes qué es lo más triste? Yo no quiero un último polvo épico, ni siquiera un último beso apasionado. Lo que quiero es una última tarde de diciembre contigo en el parque, tomar tu mano de dedos largos y finos, quitar el pelo que el viento juguetón lleva a tus ojos, y así poder mirar por última vez tus ojos cambiantes con el sol, y quedarme así para siempre, viviendo en ese instante sin futuro, sin mentiras y sin desilusiones. Eso es lo que quiero, quedarme en tus ojos para siempre.

Mientras suena: Hipnotízame. Fobia.

La siesta de la tarde.

agosto 4, 2008

Ni se moleste en intentar subir el volumen, ese botón sacó la mano. Igual después de un rato ud se acostumbra y empieza a escuchar.

Muy bacano ese sol, no? Sabe de qué me acuerdo? De cuando era niño y estaba en el colegio, de cuando almorzaba y me echaba a dormir toda la tarde. Me acuerdo de ese sol fuerte de diciembre, que entraba por una ventana que tenía un ángel con una vela en la mano, de esos adornos que se prenden por la noche, bueno en fin, recuerdo esos días de siestas interminables con el sol de la tarde en la cara. Y cuando por fin despertaba tomaba chocolate caliente con pan, que manjar no? De esos chocolates preparados de la forma tradicional con molinillo y hervidos tres veces. No, ni idea, no se si los chinos de ahora echan siesta en la tarde. Yo creo que no. Claro, pobrecitos.

Mientras suena: Wasted time. Skid Row.