Miércoles

Lleno de agua su mano izquierda. Pegó la quijada contra el pecho y forzó sus ojos a mirar hacia arriba. En esa incómoda posición podía ver en el espejo el rebelde mechón que en la parte de atrás de su cabeza se resistía a adoptar una posición convencional. Aplastó el rebelde mechón y lo acomodó con el agua que tenía en su mano izquierda. Satisfecho con el resultado, metió la camisa dentro del pantalón y se puso el buzo azul oscuro que completaba el uniforme de su colegio.  Era temprano, eran las 9 am y las clases comenzaban al medio día. Solo que ése como todos los miércoles tenía una importante cita.

Con manos temblorosas apuntó el cinturón en el último hueco. Si seguía así pronto tendría que abrir más huecos en su viejo y querido cinturón. Buscó una corbata que hiciera juego con el pantalón que había escogido para ese día. Anudó la corbata, se puso un elegante sombrero de paño, tomó el bastón y con paso vacilante caminó hasta una panadería cercana. Compró dos coca-colas. Caminó de regreso sintiéndose alegre y ligero. Preparó el tablero de ajedrez y se sentó a esperar la visita más importante de la semana.

Con el paso alegre y distraído de los niños recorrió rápidamente las cinco cuadras que lo separaban de su destino. Se detuvo en la panadería y compró dos galletas cubiertas de chocolate. Las galletas de panadería eran las favoritas de los dos. Tal vez era un gusto heredado. Salió de la panadería y echó a correr imaginando que cabalgaba un imponente y veloz caballo. Golpeó la aldaba cuatro veces, como siempre, era su forma de tocar especial que solo conocían los dos. Unos pasos lentos e inseguros se acercaron a la puerta.

-Hola abuelito, ¿jugamos ajedrez?

Eran los mejores amigos. Y los miércoles el mejor día de toda la semana.

Mientras suena: Learning to fly. Pink Floyd

Anuncios

21 comentarios to “Miércoles”

  1. Mona Says:

    Ash que cosa mas tierna cadambas!

  2. Flor Says:

    ¡Me enterneció muchísimo esta historia querido Dani!
    Y me da un poco de tristeza, pero chiquita, porque nunca conocí a mis abuelos por parte de mis padres. Sólo tengo una abuela que me adoptó y que vive lejos, pero la amo muuuucho, muuucho.

    Un aplauso para vos!
    Y espero el libro… vamos, ¡pongase a escribir! (no te obligo eh jaja, son ánimos =) )

    • Danilo Says:

      ¡Hola Florcita!

      Así viva lejos conoces la emoción del chico de la historia 😉

      Muchas gracias por el ánimo que me das 🙂

      Saludos.

  3. La ReiNa Roja Says:

    Disfrutar de los abuelos es un privilegio y con la nueva reforma de salud será un lujo, las próximas generaciones deberán tener hijos a los 14 años para que se pueda compartir tiempo de calidad con los abuelos.

    Linda historia, mi abuelo los jueves me compraba bananos y los Domingos y miércoles sacaba la punta de mi lápiz con su navaja multiusos, un miércoles en la tarde decidio sacarle punta al lápiz, dar una vuelta conmigo adelantado los bananos del jueves, jugar manitas calientes y contento con su victoria su corazón decidió dejar de jugar, aún despues de tantos años lo extraño, el lápiz sigue con la misma punta y los bananos me ayudaron a crecer fortecita.

    Verónica

    • Danilo Says:

      ¡Vero!

      Tienes huevo. Me hiciste aguar el ojo. La historia de tu abuelo está muy chévere.
      Tienes muchas cosas por contar Vero, tienes una forma única de ver las cosas. Deberías escribir más seguido.

      Saludos y abrazos.

  4. Flor Says:

    http://todaviatengocosasqueescribir.blogspot.com/

    Este es el nuevo. Gracias por todo 🙂

  5. Julibelula Says:

    Juguito… Yo no tuve abuelos, una de mis abuelas, siempre ausente y la otra cuasi perfecta hasta que cambió de afectos, nietos más niños le robaron el corazón.
    Pero esos juegos los hacía con mi mamá, que me leía cuentos y me contaba historias fabulosas de personas desconocidas, cuando me mostraba fotos en los álbumes de la casa.
    Ahora, que soy una “adulta responsable” extraño esas horas de cuentos e historias, pero por fortuna para mí, su voz sigue resonando en mi cabeza y calentando mi corazón. 😉

    • Danilo Says:

      Hola Juli.

      Como siempre es un placer verte por acá. Veo que de algún modo te puse a recordar. Y que recuerdos tan bonitos tienes. Estoy seguro que tu hijo tendrá unos muy similares a los tuyos 🙂

      Saludos.

  6. Danilo Says:

    Juli: jajajaja sufrí un extraño lapsus. El futuro dirá.

  7. Campa Says:

    Yo nunca tuve abuelos, solo conocí a una abuelita y era su ñaña, en fin, que buena historia.
    un abrazo

  8. Dani Says:

    Aww, más tierno el texto *.*
    Muy muy lindo 🙂

  9. POL Says:

    ¡Miércoles! Éste faltaba, ¿cierto?

  10. Xuanka!! Says:

    Vigen maria!!!!! todos sin duda tenemos esos recuerdos del abuelo.. el mio los domingos me llevaba a monserrate y de ahi saliamos al campin a ver a millonarios!!! dios santo.. gracias a dios aun sigue con vida, pero uno se vuelve un ser tan….. immerso en su lucha por hacer algo por su vida, que le olvida la gente que realmente le da sentido a ella… me puse melancolico..

    • Danilo Says:

      Xuanka:

      Que buenos recuerdos los que tiene de su abuelo.
      Para esa melancolía nada mejor que visita sorpresa el domingo.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: