Fotografía

Solo conservaba una fotografía. Profundos surcos blancos atravesaban la imagen mostrando como la acomodaba en el bolsillo derecho de un saco que alguna vez fue de un paño fino. Siempre contaba la misma historia, sin cambiarle ni una sola pausa, ni un solo gemido, ni un solo ay de tristeza. Cualquier otro asunto era ignorado, una exclamación de desdén, una mirada en el vacío, y monosílabos como respuesta. La fotografía, siempre esa fotografía, nada más podía ya existir en su cansada mente. ¿Su amante?, ¿su esposa?, ¿un amor imposible?, ¿la ingrata que se fue? nunca lo supe. Unos ojos gigantes que vencían el tiempo, unos ojos profundos cuya oscuridad era resaltada por ese sepia desvaído de las fotografías muy antiguas. Una sonrisa que era la confirmación de una promesa. Era imposible sustraerse al poder de esa imagen. “¿Se da cuenta joven? hay un pedacito de alma ahí, yo sé que usted lo siente”, un antiguo temor siempre se apoderaba de mí al llegar a ese punto del relato. Porque era cierto, lo sentía. Sentía el inmenso poder que brotaba de la imagen, consumiendo al anciano hasta la locura. Sudor frío, temblor en las manos, con un esfuerzo lograba apartar mi mirada de la fotografía. Una profunda sensación de tristeza se apoderaba de mí para dar paso a un miedo absurdo. El miedo al paso del tiempo, el miedo a un futuro que se me presentaba en forma de anciano. El mismo miedo que se ve con el rabillo del ojo cuando la mente no descansa, cuando una idea rebota sin control buscando una salida. De un salto me ponía de pie, prometiendo nunca más caminar hasta esa antigua iglesia, nunca más quedarse entre las sombras de la derruida capilla lateral, nunca esperar a que el anciano se materializara a mi lado como si fuera una sombra más. Sabía que era una promesa vana, sabía que el siguiente domingo ahí estaría de nuevo, porque sabía algo que el anciano ignoraba. No era el alma de su antiguo amor la que estaba atrapada en esa imagen. Era la suya.

Mientras suena: Sorrow. Pink Floyd.

Anuncios

16 comentarios to “Fotografía”

  1. Diana Says:

    WOW!! Muchas veces una foto (..ese instante..) lo representa todo. Me sentí algo identificada.
    Como siempre muy buen escrito, saludos mil muchacho 😉

    • Danilo Says:

      Hola Diana.

      Que bueno verte de regreso por acá.

      Y mira lo que le sucedió a este anciano, un instante que definió toda su vida.

      Saludos.

  2. Flor Says:

    Al estilo Dorian Gray! Pero con el toque Danilo 😉
    Muy bueno!

    Besote grande!

  3. POL Says:

    Pasa a veces con este asunto de las fotos: que todo está iluminado (pero uno sólo quiere ver una luz).

  4. Malua Says:

    No sera que hay que mirarlo con optimismo? Al fin y al cabo el senior sigue contando su historia y despertando sensaciones en quienes lo escuchan… A mi me parece que el poder de transmitir sentimientos con tanta fuerza es admirable… Me gusto mucho!

    • Danilo Says:

      Mi muy estimada Malua:

      Me gustó mucho tu interpretación. Algo muy bueno pudo salir de la historia que tantas vueltas da en la cabeza del anciano. Hacía falta tu forma de ver el mundo 🙂

      Saludos.

  5. Cintia Says:

    uy, poniedno todos los datos me tildé…

    pucha…

  6. Upendi Says:

    Creería que el anciano si sabía que parte de su alma estaba en la foto, por eso la conservaba y no sólo como objeto, sino como fuente de recuerdos, de una historia.

    Me gustaron las frases relacionadas con el miedo, esa “pequeña luz que se refleja al lado del abismo”.

    Recordé el encanto de las cámaras analógicas porque permitían capturar el momento en un único disparo y las fotografías físicas tenían mucho más valor.

    🙂

    • Danilo Says:

      Hola Andrea.

      ¿Será que el anciano lo sabía? Todo apuntaba a que no. Aunque es muy difícil saber que más había en esa cabeza.

      A veces también extraño la importancia de las fotografías análogas. Tenían más mística. Buscar el momento justo, tomarlas, conservarlas todo era un ritual.

      Saludos 🙂

  7. Julibélula Says:

    Oh por Dios… se me puso la piel de gallina con las últimas frases…
    Me encantaría ver esa foto, me da toda la curiosidad de la vida.
    Excelente, como casi siempre!!!
    😉
    Un abrazo de libélula

    • Danilo Says:

      ¡Hola Juli!

      Alcanza a dar algo de susto ese final. Esa revelación me parece fuerte.
      Que maravilla que hayas sentido cosas leyendo 🙂

      Saludos.

  8. Chris Says:

    De pronto se le murió la esposa. Si, debe ser la esposa. Definitivamente, si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: