Rojizo

Una mancha rojiza vista apenas con el rabillo del ojo derecho lo obligó a levantar la cabeza, giró hacia la ventana para llenar sus ojos con un rojo cobrizo que se encendía por contraste con el negro resbaloso de las noches lluviosas de la ciudad de los cerros. Un caminar dubitativo, una mano blanca apoyada contra una pared; levantó la ceja izquierda como hacía cada vez que algo llamaba su atención. -No puede ser-susurró, con dificultad tomó el bastón que descansaba sobre la mesa, caminó arrastrando los pies hasta la puerta, ochenta y un años no eran fáciles de llevar, menos cuando el tiempo apremiaba. Sin importarle la eterna lluvia caminó hasta la blanca mano apoyada en la pared, el rojo cobrizo iluminaba exactamente igual a como lo recordaba en esa lejana mañana de 1860 cuando apenas contaba diez años. -No puede ser, tienes que ser su nieta, eres idéntica-dijo ahogando un ataque de tos. Unos ojos color miel lo miraron sin verlo, traspasándolo, un parpadeo y una luz de reconocimiento en los ojos color miel. -Hola. Nieta no. Soy yo-dijo ella con una sonrisa ausente y cálida.

Una extraña sensación de peso se apoderó de su cabeza. Sin importarle los charcos se sentó apoyando la espalda en un poste que titilaba una luz amarillenta y cansina. Una blanca mano se apoyó en su cabeza, una sonrisa teñida del cobre de su pelo se instaló en sus ojos. -El tiempo no me visita, se ha olvidado de mí, no puede encontrarme porque no duermo. Hace setenta y un años que no duermo. No doy más. Ayúdame. Mátame por favor- dijo ella con el miel de sus ojos extraviado, mirando sin ver, con la mirada característica de quien ya no habita eso que algunos llaman realidad. -Por favor…- Dudó. Y sin embargo allí estaba, envuelta en su rojiza aura tal y como esa lejana mañana de 1860. -No puedo, no puedo…-sollozó vencido por el cansancio de sus ochenta y un años. Ojos miel sin esperanza, un caminar cansino, un fulgor rojizo que se alejaba internándose en un oscuro callejón. Un regreso lento y pesado a la casa de paredes blancas, tejas de barro y lúgubre patio interior. Un encuentro que nunca más le permitiría conciliar el sueño.

Mientras suena: Flor de metal. Victoria Sur.

Anuncios

10 comentarios to “Rojizo”

  1. Sol Says:

    Danilo, es buenísimo este relato. La imagen de una persona que no envejece, el encuentro entre dos tiempos, ese puente que tanto nos cuesta asimilar y que tan bien recreás.
    Me encantó!!!
    Cariños!

    • Danilo Says:

      Hola Sol

      Tantos sueñan con no envejecer, con hacerle el quite al tiempo, y en últimas sería un peso insoportable.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Saludos.

  2. Quien yo? Says:

    Increible la forma que tenes de escribir!!!! muy pero muy bueno!!!!

    me saco el sombrero!

    besos

    P/D: gracias por la buena onda!!!

  3. Malua Says:

    Upala, me gusta la tesis que se plantea… Yo tampoco quisiera “mantenerme” en el tiempo, me encanta todo lo que viene justamente con el paso de los anios…
    Salu2

    • Danilo Says:

      Hola Malua.

      Terrible mantenerse fuera del paso del tiempo viviendo en una irrealidad sin poder conectarse con lo que pasa. Es duro también encontrar surcos frente al espejo. Claro que los años son buenos la serenidad que se empieza ver es muy buena.

      Un abrazo.

  4. Diana Says:

    Excelente como simpre!!!

    No sabia que estabas en la onda twitter! … si, santafecito nos volvió a quedar mal 😦

    Saludos

    • Danilo Says:

      Hola Diana.

      Mucho tiempo sin verte por acá. Muchas gracias por lasbuenas palabras que me dejas siempre.

      Santa Fe me rompe el corazón año tras año. Es como una novia cruel pero maravillosa. Imposible de dejar.

      Saludos.

  5. Julibelula Says:

    No.
    Que dolor
    😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: