Nadie

El olor del café barato llegó hasta su nariz provocando una mueca involuntaria. “Huele a trapo mojado”, pensó distraído mientras miraba por el sucio cristal de la minúscula ventana. La décima era un adelanto del apocalipsis. Barro por todas partes, lluvia eterna, ladrones, un caballo viejo y flaco halando una carreta, un perro lanudo y sucio ladrando ronco, todos tan apurados corriendo hacia ninguna parte. “Los hechos, solo los hechos, nada de divagaciones” se dijo a sí mismo quitando los ojos del sucio cristal y de la apocalíptica décima. Solo que los hechos cada vez le gustaban menos. “Soñador de tiempo completo, ese sí sería un trabajo, eso sí lo haría con gusto”, pensó con su clásica media sonrisa de resignación.

Revolvió los papeles de su escritorio, ningún pendiente, nada excepto alguna vez beber un buen café. Una sombra se materializó en el cristal esmerilado de su despacho. Con curiosidad observó que el picaporte de la puerta giraba decidido. Un hombre alto, gordo, de negros y descuidados bigotes entró mirándolo con curiosidad. El pésimo gusto para vestir, los largos pelos que salían de la nariz, y la brillante calva que completaban la fisonomía del desconocido visitante despertaron su interés, abrió sus ojos buscando aprender de memoria cada rasgo de su extraño visitante. -¿Usted es Mr. S. Investigador Privado?-dijo el visitante con una vocecita aguda que para nada correspondía con su tamaño y apariencia. -Sí, ¿en qué puedo ayudarlo? respondió Mr S., perdiendo interés al comprobar que era uno más de los tristes personajes que había conocido en sus treinta y siete años como investigador. “Otro esposo engañado”, pensó con desilusión.

-Usted es bueno, muy bueno. Usted me descubrió, por eso vine- dijo el visitante al borde de la histeria mientras sacaba un negro revolver calibre treinta y ocho. Con mano temblorosa disparó tres veces. Falló en dos, su único acierto resultó mortal.

“Así que soy muy bueno” alcanzó a pensar Mr. S., recordando que durante treinta y siete años había pensado en sí mismo como un mediocre aficionado que jugaba a ser profesional. Con horror comprobó que no tenía ni la más mínima idea acerca de la identidad del visitante, jamás lo había visto. En medio de un suspiro de desengaño murió. Nadie lo extrañaría.

Mientras suena: Paint it black. The Rolling Stones.

Anuncios

8 comentarios to “Nadie”

  1. Sol Says:

    La descripción que hacés del asesino en tan pocas líneas, alcanza y sobra para verlo parado enfrente a Mr. S (a quien también lográs que me imagine). La puesta en escena es brillante. Creo que ya te lo había dicho, pero cuando lográs que un lector entre en la diégesis que planteás, no importa nada más, el mundo es tuyo, podés ir por él.

    Cariños!!!

    • Danilo Says:

      Hola Sol.

      Me gusta mucho que logre con las palabras mostrarte fragmentos de las imágenes que una caminata sencilla pone en mi cabeza.

      Un abrazo Sol, siempre son muy cálidas tus palabras.

  2. Elizabeth Says:

    Jugo: tengo tu blog desactualizado y me aparece un mismo artículo como desde hace cuatro meses; te pongo comentarios a ver si apareces, llamándote desesperadamente pero no respondes; es inconcebible que te desaparezcas así y me dejes triste y con angustia yo pensando que moriste después de ese último posteo.
    ¡Uiiiish jugo! como para pegarte en esa nalga es que estás bueno 😦
    Ahí voy a renovar la dirección web, y no te vuelvas a desaparecer de esta manera. No me hagas sufrir así.

    • Danilo Says:

      Hola Elizabeth.

      Es muy bueno verte acá de nuevo. Que raro que no se te actualicen las novedades de este sitio. Pero bueno, ojala ahora sí funcione 🙂

      Bienvenida de nuevo.

      Saludos.

  3. Dani Says:

    Qué triste que nadie lo vaya a extrañar.
    Mientras leía el texto me imaginé todo dentro de una oficina, de esas típicas de investigadores fracasados, desordenados, que viven fumando, y se visten de manera ridícula.

    • Danilo Says:

      Hola Dani.

      Es muy triste. La imagen que se formó en tu mente me parece acertadísma para lo que fue el final de Mr. S.

      Un abrazo.

  4. POL Says:

    Hay un cuento de Isaac Asimov, cuyo título no recuerdo, que gira alrededor de una productora de sueños en problemas pues los cargos de “soñadores”, en el mercado y la situación del momento, no están siendo llenados con facilidad. La primera parte del cuento me acordó de eso y quise mencionárselo porque creo que le interesaría el final.

    Lo demás me hizo acordar de Pepe Carvalho (de Vásquez Montalbán), por la desidia que siente el inpector por su oficio y de Maigret (de Simenon) por la conciente pero tácita aceptación del propio fracaso e ineptitud, sea en los aciertos que en los desaciertos. Lo que me gustó de este detective y su historia en particular, sin embargo, fue la resolución tan absurda para una vida de encadenaciones lógicas. Eso es lo que es, en mi opinión, la pos-modernidad, el derrumbe del racionalismo y la pérdida de fe total en la lógica y todos los procesos que la acompañan: ya no existe, como para Dupin (de Poe), la posibilidad de hacer que una respuesta absurda encaje lógicamente con una serie de indicios aparentemente inconexos, sino que ahora la única opción parece ser que el esfuerzo por el racionalismo desemboque en todo a lo que le pretende huir, que una vida de hilar datos lleve a este inspector a encontrar su inevitable muerte.

    Y sí, más que nada vine a chicanear que me gusta la literatura policíaca, pero también a decir cuánto me gustó esto.

    • Danilo Says:

      Hermano su comentario está del carajo. Lo he leído varias veces, su teoría de la pos-modernidad me gusta por pesimista.
      De otro lado, un final absurdo para un detective absurdo puede ser hasta lógico.

      Tengo una deuda muy grande con la literatura policíaca. Además debo buscar el cuento que me dice de Asimov.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: