Espejo

Una y otra vez repasó la lista de números de su increíble y moderno teléfono celular. Una lista de nombres y números que nada decían, ante cada uno su cabeza solo decía: “nadie, nadie, nadie”. Hastiada lo lanzó sobre el sofá tapizado en cuero blanco que hacía juego con la decoración minimalista que su amiga la diseñadora había creado para ella con la condicón de que la recomendara entre sus amigos y conocidos. Una lista de amigos en facebook de dos mil quinientos cincuenta y dos personas. Y su cabeza solo decía “nadie, nadie, nadie”. Su última fotografía en flickr había recibido trescientos veintidós comentarios. “Nadie, nadie, Nadie”.

Dando pasos rápidos y energicos caminó hasta el baño, encendió la luz, necesitaba comprobarlo, buscó con temor su cara en el espejo. Sí, ahí estaba. De nuevo esa mirada triste que no lograba alejar. Llenó su puño derecho de furia y con toda la fuerza que le producía la desazón de la soledad descargó un golpe sobre el espejo. Su mirada ahora vacía siguió el hilo de sangre que roja brillaba sobre el blanco inmaculado de la porcelana del lavamanos. Al final del hilo un trozo de espejo triangular llamaba con voz sugerente a la vena principal de su brazo izquierdo. Con mano temblorosa levantó el trozo de espejo, mientras escuchaba arrobada sus promesas de paz, silencio, sosiego; un simple corte, nada más y la paz sería suya para siempre. Acomódó el trozo de espejo en su mano, una extraña imagen silenció la sugerente voz que tanta paz prometía. Un hombre sentado en una banca hablaba con un perro. Intrigada dejó caer el trozo de espejo y caminó hasta la ventana. Hombre y perro reían. La luz del sol de octubre caía sobre el pelaje del perro produciendo reflejos dorados que al llegar a sus ojos le produjeron deseos incontenibles de sonreír. Vendó su nudillo lastimado. Apagó su celular y su ultra moderno mini laptop. Bajó corriendo las escaleras, necesitaba hablar con ese hombre y su perro.

Mientras suena: Society. Eddie Vedder.

Anuncios

12 comentarios to “Espejo”

  1. Sol Says:

    Excelente relato, Danilo. Fiel reflejo ficticio pero real a la vez de cómo mientras supuestamente “más comunicados estamos”, también estamos más solos.

    Cariños!

    • Danilo Says:

      Hola Sol.

      Exactamente estimada Sol. Y hay tanta “comunicación”, tanta “gente alrededor”, “tantas voces” que queda poco tiempo para pensar, para reflexionar, para aprender a estar consigo mismo.

      Saludos.

  2. POL Says:

    “Nadie, nadie, nadie” Justamente lo que me pasa.

  3. Flor Says:

    Uff… una cantidad de nadies impresionante. Es curioso como ciertas imágenes o momentos nos hacen aferrarnos a la vida.

    Besos 🙂

    • Danilo Says:

      Hola Florcita.

      Momentos tan sencillos son los que marcan la diferencia, curioso como recordamos instantes muy pequeños que nos ayudan a reír.

      Un abrazo.

  4. Julibelula Says:

    Los perros siempre salvando vidas…
    Que bonito relato, me gustó!
    😉

  5. princesasamaria Says:

    Fiu, no me gustan los finales tristes.
    Fiu…

    • Danilo Says:

      Aunque a veces los hay, esta no fue la ocasión. ¿Quien iba a pensar que la sencillez de un hombre y su perro salvarían el día?

      Un abrazo.

  6. ivonnebuitragog Says:

    A @Ivonne_b le gusta eso… muy sabroso de leer Danilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: