Miranda

Su madre entró al cuarto. Tomó una profunda inhalación y contó hasta diez. Papeles arrugados y esparcidos por todo el piso, las crayoles fuera de su caja, mordisqueadas, quebradas, ninguna se salvaba; dos pasos más allá, casi bajo la cama, la caja de las crayolas doblada y pisoteada.

En la pared contra la que se apoyaba el cabecero de la cama, la última obra maestra de su hija: una mujer de pelo muy negro y largo, alta y flaca, al menos eso daba a entender las extrañas proporciones con las que había sido dibujada. Y de nuevo esa cara extraña, una cara que daría miedo sino se tratara del dibujo de una niña de seis años. No tenía que esforzarse mucho para saber que su hija estaba bajo la cama, seguramente la vería con las manos apoyadas en los ojos, haría falta algo de fuerza para separar sus manos de la cara. “¿Por qué, por qué?” pensaba mientras reunía fuerzas para enfrentar una vez más el extraño comportamiento de su hija.

Bajo la cama, Miranda supo que su madre no tardaría en sacarla. Al día siguiente no iría al colegio, tendría que visitar una vez más a la psicóloga. No quería hacerlo. Nunca la escuchaba. Además Miranda le temía, porque en cuanto sus padres las dejaban solas “para poder jugar” la psicóloga se giraba hacia un closet vacío y pasaba el resto de la hora hablando con alguien que no estaba allí.

De mala gana Miranda descubrió sus ojos y salió de su escondite. Giró su cabeza hacia el dibujo. Nada. Todavía no podía pintarla bien. La cara no daba suficiente miedo. Sabía que el día que pudiera dibujarla bien por fin podría dejar de vivir aterrorizada porque la mujer alta y flaca de cara horrible dejaría de seguirla.

Mientras suena: Got me wrong. Alice in chains.

Anuncios

6 comentarios to “Miranda”

  1. Julibelula Says:

    Ay… vos lográs que me den unos sustos… Me hiciste acordar de la peli de miedo que mas me asusta… No me gustaría ser esa niña y me encantaría saber con quién habla la psyco…seguro me lo contarás después 😀

  2. Maria Carolina Corcione Says:

    Una vez estando muy aburrida en D.C, entré a un supermercado y compré un libro que se titulaba ‘Keeping Faith’ de Jodi Picoult. Cuando leí lo de Miranda, inmediatamente esa historia me vino a la mente. No estoy evangelizando, no soy pastora, pero la niña del libro hablaba con Dios y Dios era mujer. Me gustó mucho el fragmento. Saludos

    • Danilo Says:

      Hola María Carolina.

      Bienvenida por estos lares. Me causa mucha curiosidad el libro que mencionas. Me gustaría mucho saber como sería un dios mujer. La iglesia nos dado una imagen distinta a pesar de lo que dicen de labios para afuera.

      Saludos.

  3. princesasamaria Says:

    Soy Miranda y tengo miedos, el dia que los sepa escribir, me dejaran de perseguir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: