En su cabeza, solo en su cabeza

-No va a funcionar chico-, dijo el anciano dirigiendo su mirada vacía hacia donde suponía que se ubicaba el joven que se apretaba las sienes; su mano derecha ejercía una presión total que buscaba mitigar el dolor que inundaba su cabeza, la mano izquierda ejercía una presión parcial, estaba ocupada sosteniendo el revólver con el que había amenazado al anciano.

Era tan sencillo. En su cabeza, todo era más simple en su cabeza. Y terminaba bien. Ella conmovida regresaba. Olvidaba los celos irracionales, las persecuciones, las golpizas. Todo. Solo que el anciano no quiere colaborar y todo el plan se va al carajo.  Deja el revólver sobre una mesa atiborrada de papeles, se sienta en un sillón viejo y con olor a húmedo; hace mucho nadie se preocupa de asear en esta casa. Cuanto abandono. Las fotografías en blanco y negro muestran un pasado dorado, muy distinto a este presente sucio y maloliente.

El plan era: llegar a la vieja quinta perdida en la montaña en horas de la tarde, importante contar con unos veinte minutos de luz, esperar a que saliera el mayordomo, o el ama de llaves, quien fuera que trabajara para él. Dejar que llegara la noche, y aprovechar la oscuridad para colarse en la casa del anciano. Y salió perfecto. Excepto que el viejo está frente a él, ríe sabiéndose dueño de la situación y no colabora.

La siguiente fase del plan era la parte sencilla. En su cabeza, siempre en su cabeza. Le hablaría sobre Martina, le contaría todo lo que sintió la primera vez que la vio, cuanto anhela poder conquistarla; jamás le contaría sobre los celos, las persecuciones, las golpizas. Su historia conmovería al anciano y éste accedería a firmar los diecisiete libros que había publicado, que Martina atesoraba como su posesión más valiosa y que él había sustraído. Era perfecto al día siguiente se los devolvería a Martina, todos firmados y dedicados por su autor favorito. Así la recuperaría.

El anciano sigue riendo. Lágrimas bajan por sus mejillas, no puede dejar de reír. El sonido de las carcajadas empujan al joven en una espiral descendente. Sacude la cabeza y observa el cuarto apestoso en el que sus esperanzas mueren con cada carcajada. Una ventana grisácea de polvo; bajo ésta una cama cuyas sábanas al parecer nunca han sido cambiadas. Frente a los pies de la cama una cómoda de madera. Al lado opuesto de la cama una mesa llena de papeles, sobre los papeles un revólver. Junto a la cómoda un polvoriente sillón, sobre éste un joven de mirada huidiza.

-Hace trece años estoy ciego. Hace cinco no puedo caminar. Una vieja mezquina viene cada dos días a cocinar. Y llegaste tú, chico. Mi boleto a la inmortalidad, mejor que el suicidio es morir asesinado por un fan loco. Gracias chico-, dice el anciano sonriendo ante su buena fortuna.

El joven toma el revólver, es hora de actuar. “¿Mi sien o la suya?” piensa desesperado. Levanta el revólver lentamente, no quiere, pero debe hacerlo.

Mientras suena: 5iliconeator. Calvin Harris.

Anuncios

4 comentarios to “En su cabeza, solo en su cabeza”

  1. Sattine Says:

    Es increíble Dani, cómo van pasando los años y nuestros temas del blog van cambiando. Me imagino que en algún momento pasarás por los “Seven strangers” y te darás cuenta de lo que hablo. Un abrazo. Me encanta como estás escribiendo.

    • Danilo Says:

      Hola Dani.

      Sé perfectamente lo que dices. Hace poco pasé por “Seven Strangers” y en muchos escritos no me reconocí. En algún momento fue muy personal y no me gustó más.
      Acá me siento más libre; sigue siendo muy personal pero está todo enmascarado bajo una capa de ficción.
      Muchas gracias por el elogio, viniendo de ti me eleva al cielo.
      Un abrazo.

  2. Mema Says:

    En su cabeza, siempre en su cabeza. En mi cabeza, siempre en mi cabeza todo también es mas fácil y lo tengo perfecto y a la hora de la verdad, me pasa lo mismo que a el. Siempre con tus buenos finales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: