Esta noche

Cruza la puerta aflojando el nudo de la corbata, saluda a su esposa con un beso y un sugestivo apretón en su nalga derecha. Con una sonrisa casi imperceptible, prosigue su camino; entra al cuarto de su hijo, lo observa colorear un libro basado en la película de  muñequitos de moda. Se sienta a su lado y juntos llenan de color un dragón sonriente.

Camina hasta el patio y alista la correa, es la hora de pasear a Ramón. Tiene cosas que contarle. Solo Ramón lo entiende, nunca lo ha juzgado. Al ver la correa Ramón brinca de felicidad, no soporta la espera, tiene tanto que oler hoy.  Caminan juntos hasta el parque, entran en la oscuridad producida por los urapanes, “lo he vuelto a hacer, Ramón”; el perro lo mira curioso. “Esta vez fue un vendedor de minutos de celular, lo vi y supe que tenía que matarlo; lo seguí hasta un descampado, el pobre idiota iba a cagar, lo sorprendí, y lo asfixié,  a duras penas alcancé a darle vuelta para ver como sus ojos se apagaban. Es tan fácil, Ramón, tan fácil” termina su narración con una mirada alucinada y brillante; sabe que su papel como padre y esposo cada vez es más difícil de interpretar. Emprende el regreso con dificultad, una gigante y dolorosa erección le impide caminar con normalidad. Esta noche el sexo será muy bueno.

Mientras suena: Firestarter. The Prodigy.

 

Anuncios

6 comentarios to “Esta noche”

  1. Upendi Says:

    Si no es por la línea final, no reflexiono que ese “papel” de esposo incluye el de amante. Por cierto, yo quiero un Ramón (!bujaja!)

    Hace rato no salía pasear de noche por aquí, este corto me gusto 🙂

  2. Lalu Says:

    Está buenísimo este post. Me gusta como explicas la relaciòn de los perros con las personas y la necesidad de la gente de un cariño incondicional en su vida

    • Danilo Says:

      Hola Lalu.

      Me gusta mucho que hayas visto eso, tan chiquito y tan clave.
      Hace mucho no te veía por acá, me alegra muchísimo ver tu regreso.

      Saludos.

  3. Chris Says:

    El personaje de su cuento tiene muy marcadas dos personalidades, la de Andréi Chikatilo y Gary Ridgway, ambos asesinos seriales. Me quedé con ganas de más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: