Así es mejor

Puntual, al igual que las dos semanas anteriores, suena el teléfono a las 11:43 de la noche. Escucha la voz suave, delicada al otro lado de la línea. La deja hablar sin decir nada, no lo va a escuchar. O sí, pero no va a importarle. Hace dos semanas vive en ese apartamento ubicado en un punto medio entre el centro de la Ciudad de los Cerros y la zona financiera. Desde la primera noche llamó. No preguntó por nadie, simplemente saludó y dio inicio a una retahíla de quince minutos. El ritual siempre es el mismo. Llama a la misma hora, y habla sin parar durante el mismo lapso de tiempo. Él se ha acostumbrado, apura sus quehaceres de soltero que vive solo y a las 11:41 se sienta en la cama, observa el teléfono hasta que éste suena, lo deja sonar dos veces y se prepara para escuchar.

Le gusta escucharla, no por su voz delicada, sino por lo que dice. Su discurso es estructurado, convincente, perturbador. Habla del mundo, de la gente, de la ciudad, no se guarda nada; no hay tema vetado ni fuera de su análisis. Ha tratado de hacerla hablar más, le ha formulado preguntas, pero ella o bien dice “ya se te acabó el tiempo” o ríe mientras contesta “no te voy a responder nada”.

Falta poco para que se cumplan los quince minutos, y ella le confiesa que viven en el mismo edificio, se han visto en el ascensor. En ese apartamento vivía uno de sus amigos, alguien que nunca la escuchaba, fingía hacerlo para llevársela a la cama; así que ella se desquita con alguien que no conoce. Jamás lo escuchará, jamás responderá sus preguntas, jamás le dirá quien es. A él no le importa. Se acuesta y como todas las noches juega a inventarle una cara, un color de pelo y de ojos; no hay tedio, no hay rutina, no hay desgaste, nunca un “¿y qué más?”. Así es mejor.

Mientras suena:

Anuncios

4 comentarios to “Así es mejor”

  1. Juan Vásquez Says:

    Hey está muy bueno, es una situación qué causa curiosidad. Yo, por lo poco que he leído en este blog, digo que escribís siempre causando curiosidad.

  2. Florcita Says:

    Mejor no comprometerse y salir herida… buena defensa. Aunque arriesgarse siempre rinde sus frutos 😉

    Muy, muy, muy bueno, Danito.

    Te dejo un beso y un abrazoooote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: