Quince niños

Sonriente se para frente a la puerta del jardín infantil, aun no abren,  faltan treinta y dos minutos. No tuvo que esperar a que sonara la alarma para levantarse, durmió bien, solo que la emoción la despertó temprano. Es su primer día como profesora de preescolar.  Recuerda que quiso darle gusto a su mejor amigo, su abuelo e hizo dos años de derecho, el día que debía inscribirse para el tercero, simplemente entró a otra oficina de otra facultad y se inscribió en lo que llevaba años deseando estudiar. A la mierda la plata, dijo esa tarde cuando le contó a su familia sobre la decisión que había tomado.

Observa a los padres llegar con sus niños de la mano, sonríe feliz, los ve angelicales a todos. Por fin podrá poner en práctica su proyecto de grado. Así se lo aseguró la directora el día que la contrató. Le preocupa que el año escolar ya esté avanzado y que no haya podido comunicarse con la anterior profesora. Irresponsable, piensa mientras ingresa a la antigua casa en la que funciona el jardín infantil.

A media mañana observa el reloj, se acerca la hora del refrigerio. El día ha sido tan bueno como esperaba. Uno, dos…nueve… quince. Seguramente contó mal. En la lista hay catorce nombres. Uno, dos…nueve…quince. Tal vez sea un niño de otro salón. Toma la lista, llama uno a uno y los compara con las fotos al lado de cada nombre. El niño de pelo negro, liso y ojos pequeños no ha respondido, ni está en las fotos. Se acerca, le habla, le pregunta el nombre. El niño no responde. La mira con sus ojos oscuros sin decir nada. Repite la pregunta sin obtener respuesta. Toma su mano para llevarlo a la dirección, allá la ayudarán. La mano del niño está helada, es como tocar hielo, el niño la mira a punto de llorar, se levanta, corre y atraviesa la pared que separa su salón del patio. La profesora grita, llora y ríe a la vez. Los niños la miran confundidos, no entienden por qué llora, no entienden por qué todas las profesoras gritan cuando descubren a Federico, lo único que saben es que ella tampoco volverá.*

*Muchas, muchas gracias a Juli Ospina por sus acertadas correcciones y observaciones.

Mientras suena:

Anuncios

2 comentarios to “Quince niños”

  1. juanita Says:

    ME GUSTA! Quede con una sensación extraña … fuiste al concierto de Marky Ramon? mira un articulo que escribio un amigo de ellos http://www.revistarms.com/opinion8.html

    • Danilo Says:

      ¡Juanita dientes verdes!

      Que maravilla ver tu visita. Gracias por el comentario.
      No fui a verlo, me gustan The Ramones, pero Marky solo, no es lo mismo. Sin Joey nunca, nunca será lo mismo.

      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: