Silencio por fin

No. No es como escuchar la lluvia. Eso se dice, eso le dice a sus amigos cuando camina hasta la tienda por una cerveza. Pero no es así. Claro que se desconecta por momentos e imagina a su cerebro encogiéndose, quemándose; sus neuronas saltando a un vacío negro, cualquier cosa es mejor que ese suplicio.

No importa cuántas veces asienta, diga sí, voltee la cara, finja dormir o salga a caminar. De algún modo milagroso (y que hasta ha llegado a admirar) el suplicio continúa en el punto exacto donde había sido pausado. Mala decisión. Lo supo desde el principio, porque tocaba, porque ya era hora, porque no le iba a hacer perder todos esos años, porque que dirá la gente. No quería, nunca quiso  y sin embargo ahí está.

Se desconecta de nuevo. Mira la botella vacía, quiere y necesita otra cerveza. Mira a su esposa. Sigue moviendo los brazos a una velocidad que no parece humana, ve como se mueve su boca, no entiende lo que dice, solo escucha ese incesante sonido que nunca para, nunca va a parar. Cierra los ojos, y rompe la botella en la cabeza de su esposa. Silencio por fin. Ya no soportaba la cantaleta.

Mientras suena:

Anuncios

2 comentarios to “Silencio por fin”

  1. Julibelula Says:

    ES que hay gente que se lo gana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: