Los lados de las almohadas

Tres y cuarenta y tres a eme, vueltas y más  vueltas, el sueño hace rato se fue, los dos lados de las dos almohadas están tibios, eso es lo peor del insomnio, televisor encendido sin volumen, las luces juegan en la pared, es más entretenido ver como saltan y se esconden en los rincones oscuros, detrás de la cortina, bajo la cama, en esa grieta entre dos tablas, ahí no solo se han escondido sombras y luces también recuerdos buenos y malos; la garganta seca lo convence con paciencia de levantarse, no quiere, hay demasiados fantasmas allá afuera, no debe hacer ruido, hasta ahora todo está bajo control, al más mínimo descuido todo se llenará de voces, diálogos, situaciones, debe ser cuidadoso, narrador, director, dios omnipresente omnipotente, al que sus creaciones una y otra vez se le salen de las manos y continúan poblando las madrugadas, vivas llenas de fuerza, se apoderan de ese fértil espacio detrás de los ojos que tan a gusto se presta para dejarlos correr a sus anchas, hablar sin pausas; y la luz tan lenta y demorada como siempre, la excusa y la cura junto al agua fría, las carreras conta el reloj, las calles siempre llenas, la gente que tanto corre y ya no hay espacio, ni tiempo, ni ganas, solo afanes, y los planes ya no fueron, sólo son esos, planes, acostúmbrese las cosas son como son, no como deberían; y la garganta seca y los lados de las almohadas tan tibios, tan desesperantes.

Mientras suena:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: