El suave tacto de su piel

Baja la ventana, el sol cae directo sobre el parabrisas del carro y se empieza a sentir el calor. Sube el volumen de la música. Mueve la cabeza al ritmo de la canción y tamborilea sobre el timón. La carretera está casi vacía, puede acelerar escuchando con placer el rugido del motor. Si tuviera que dar una definición de felicidad, sin duda alguna, describiría ese instante. Le gustaría que ella fuera a su lado. Se consuela al pensar que al llegar a su destino la verá.

Baja la velocidad fascinado por los árboles que en esa época del año cambian de verde a un inversímil color morado. Se detiene en un puesto de jugos y frutas frescas. Pide el jugo favorito de ella, lulo sin azúcar, camina hasta un improvisado mirador y se pierde en las ensoñaciones, recuerda el suave tacto de su piel, el olor de su pelo. Un fuerte zumbido lo distrae, gira la cabeza y ve un enjambre de moscas que se da un festín con una caja de frutas podridas. No soporta la visión de las moscas, nunca antes le había sucedido. Sin terminar el jugo corre hasta su carro y arranca. Su corazón acelerado solo se calma cuando deja de ver por el retrovisor el aviso que anuncia el puesto de jugos y frutas frescas.

Sin detenerse consulta el mapa que imprimió en la mañana antes de iniciar el viaje. Faltan dos kilómetros para la entrada. Disminuye la velocidad y busca emocionado el ingreso a la cabaña. Ya casi la ve, falta poco. Sube la suave pendiente y se estaciona frente a la puerta delantera. Gira la llave, el motor se detiene. Por fin. La va a ver. Baja del carro y camina hacia el maletero. Pone la llave en la cerradura, la gira, recuerda las moscas comiendo fruta podrida y por un instante piensa que se va a desmayar. Se domina y continúa. Saca su morral y se lo pone en la espalda. Ahí está. Finalmente. Toma el cadáver de su novia, aun en buen estado, y lo pone sobre su hombro derecho, pasa con ternura su mano por el muslo izquierdo de ella. Qué suave es. Todavía es muy suave.

Mientras suena:

Anuncios

2 comentarios to “El suave tacto de su piel”

  1. Pau Says:


    Todavía respiro espasmos. ¡¡Uff!!

    Saludos D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: