Al menos unos días más

Deja las botas amarillas en la entrada. Se quita las medias y camina descalzo. Pisa fuerte y sus pasos retumban contra los listones de madera brillante. Pasa por la cocina, sirve una taza de café y toma un pan. Camina hasta la ventana y se para en el rectángulo que forma la luz del sol. Le gusta sentir el sol en los pies. Es bueno ver el sol de nuevo. Hace tres días no llueve. Tal vez eso ayude a que las cosas cambien.

Toma un sorbo de café y muerde un trozo de pan. Desde su ventana domina el panorama de un parque abandonado en el que juega un grupo de niños. Siempre soñó con vivir en una casa cerca a un parque. Mira a la izquierda, una torre de apartamentos se ha quedado a medio camino. Nunca la van a terminar. Las revueltas y disturbios cambiaron todo. Trata de recordar su vida anterior, parece muy lejana, como si perteneciera a otra persona. Le gusta lo que hace ahora. Se maravilla al observar como la gente continúa riendo y sufriendo por las mismas cosas. Tantas cosas cambian pero la base del ser humano es siempre la misma.

Suena el teléfono. En un reflejo aun no olvidado lleva su mano izquierda al bolsillo del pantalón del mismo lado, ríe al recordar que los teléfonos móviles son ahora cosa del pasado, corre hasta la pared donde está clavado el viejo teléfono de disco que ha vuelto a ser útil. “Que sea ella” piensa mientras levanta el auricular, no tiene mucho tiempo para sentir decepción, hombre maduro, edad aproximada cuarenta y cinco – ciencuenta años, camiseta verde y jean, armado, inestable, amenaza con disparar a su familia y suicidarse. Memoriza los datos que dispara velozmente la voz en el teléfono. Cuelga y en un ágil movimiento se calza de nuevo, se pone la chaqueta, también amarilla, que hace juego con las botas. Corre mientras se deja llevar por el pensamiento que por un momento cruzó su cabeza antes de responder el teléfono. Piensa en su ‘flaca’, recuerda la manera inverosímil como se vieron por primera vez en un aeropuerto. Sabe que es afortunado. Sabe que tiene algo que muchos otros han perdido. Piensa en el hombre que está a punto de matar a su familia, uno más de los que despiertan sin razones para continuar. Se promete convencerlo, o al menos darle unos días más piensa con crudeza. Repasa el diálogo que debe decirle al hombre armado. Todos los de su escuadrón dicen las mismas palabras, sin embargo él es quien más personas convence. Él tiene una motivación que los demás no, es afortunado. Acelera el paso. Ojalá pueda convencerlo.

Mientras suena:

Anuncios

4 comentarios to “Al menos unos días más”

  1. Lalu Says:

    Me encantó. Ojalá siguieras con la historia.

  2. Pau Says:


    Eso, mi voto para que continúe 😉

    Los temas musicales que subes son geniales también…

    Saludos D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: