Charco bajo la nevera

No puede evitar que el clima afecte su estado de ánimo. Un cielo gris, callada e introspectiva. Una tarde lluviosa, cobija y películas. Un día de sol, felicidad total. Se frota los ojos, casi puede escuchar una voz gruesa que le dice que eso no es bueno para sus ojos, le arden. Se pregunta si ha visto demasiadas películas en los últimos días. Es culpa de la lluvia, no ha dejado de llover durante una semana. Se supone que aun no ha llegado el invierno, pero con el clima nunca se sabe.

Apaga el monitor y camina hacia la cocina, observa preocupada el charco formado bajo la puerta de la nevera. Alguna vez alguien le dijo que las cosas sienten, que con sus precarios medios se comunican. Ríe al recordar esa conversación y no puede evitar entrecerrar los ojos y preguntarse si la nevera sospecha algo. Seca el agua mientras piensa en lo mucho que le gusta mantener su casa limpia y ordenada, le gusta la persona que es, le gusta lo que le han enseñado los días.

Coca cola con mucho hielo, el último paquete de frituras de un lote numeroso. Se felicita por haber tenido la fuerza de voluntad y no haberlas comido todas en una semana. Disfruta el momento, ese sabor conocido la transporta. Al terminar comprueba que la lluvia se ha detenido, el sol evapora los charcos que se han formado al lado de las aceras. Baja las escaleras, no quiere tomar el ascensor, quiere caminar la ciudad y llenarse de sus imágenes. Los árboles que dan sombra a la calle se mecen suavemente con la brisa de las cuatro de la tarde, al igual que la guacamaya que vivió en el árbol de la casa de su infancia, es momento de partir. Quiere nuevas historias. Sabe que las historias la buscan, siempre ha sido así. Tiene la certeza de que las mejores historias están por venir. Los ojos muy abiertos detrás de los lentes oscuros, la libreta y el lápiz listos. Lo mejor está por venir.

Mientras suena: 

Anuncios

6 comentarios to “Charco bajo la nevera”

  1. Besadora de Sapos Says:

    Siempre lo mejor esta por venir Juguito! pero no nos olvidemos de disfrutar el paisaje y el camino mientras vamos a “eso mejor”

    No hay post que no me de placer leer en este blog, Te mando muchos besos de un lugar muy muy lejano.

    • Danilo Says:

      ¡Hola Dani!
      Qué maravilla verte de nuevo por acá. Claro, es muy cierto, también hay que disfrutar el aquí y el ahora.
      Para la protagonista de la historia cosas muy buenas pasarán cuando cambie de lugar, sin desconocer que cosas muy buenas pasan todavía.
      Muchas gracias por pasar, y no exageres, no es taaaan lejano.
      Un abrazo.

  2. Pau Says:


    Por un momento imaginé ser yo la protagonista de tu historia. La lluvia me vuelve un poco tonta y hoy no ha parado de llover…

    Pero sí, lo mejor está por venir.

    Saludos D.

    • Danilo Says:

      Hola Pau.
      La lluvia tiende a llevar a la gente a la introspección, bueno eso me pasa. El encierro por obligación conduce a mirar hacia el interior.
      También podría ser tu historia.
      Un abrazo.

  3. atina07 Says:

    Me meti en esta historia y en ese día de lluvia, me encantó!!!! a mi me gusta que le guste la persona que es…

    • Danilo Says:

      ¡Juanita dientesverdes!
      Siempre quedo feliz al ver tus visitas.
      Esa sensación de le guste la persona que es, es muy propia del tercer piso, ¿no crees?

      Un abrazo gigante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: