Para salir de dudas lo arrojó al río

Rasputín no mira hacia la cámara. Mira hacia algo que está al lado derecho de la persona que tomó la foto. Tal vez había alguien ahí al lado del fotógrafo. Alguien a quien no quería dejar de mirar. Porque todos sabemos sobre el poder de la mirada de Rasputín.  Miro la foto con detenimiento buscando el magnetismo que quienes lo conocieron le atribuían. Es posible que esté ahí, que haya sobrevivido al paso del tiempo y a los inicios de la fotografía. O tal vez no y todo está en mi cabeza y en mi propensión a imaginar cosas. No, definitivamente ahí está. No es mito ni invento mío.

Rasputín no es lo que un adulto responsable llamaría “un modelo a seguir”, pero por un lado yo no soy un adulto responsable y por otro,  se trata de uno de mis personajes históricos favoritos. Carismático, borracho, dominante, manipulador, brillante, taimado… un hombre de su tiempo podría decirse. Utilizó todo lo que tuvo para su beneficio. Creó un personaje, lo desarrolló y lo interpretó hasta su muerte. A veces me pregunto cómo será eso, qué se sentirá ser un personaje y no una persona. Como esos profetas que convencen a sus seguidores de darles todo su dinero y suicidarse. Como esas personas que salen en los medios pontificando. Como tanto habitante 2.0, en especial en twitter, que no tiene cara propia ni un nombre.  Me pregunto si Rasputín en algún momento se salía de su personaje. Me parece que no, que se volvieron uno.

Un noble, cansado de la influencia de Rasputín sobre el zar y su familia decidió matarlo. Lo invitó a comer y le dio suficiente veneno para matar a dos personas, no pasó nada. Siguió comiendo y bebiendo. Le disparó por la espalda varias veces. Tampoco funcionó. Aunque cayó al piso se levantó dispuesto a luchar. El mito de la época decía que era inmortal. De un salto escapó de la casa corriendo hacia el río, el noble le disparó de nuevo tumbándolo sobre la nieve. Se acercó y lo remató. Para salir de dudas lo lanzó al río. La autopsia determinó que Rasputín murió ahogado. Hay algo en esa historia que aun no logro asir, se me escapa. Hay algún significado detrás de esta extraña historia. Parece de terror. Como en las películas, que el monstruo/asesino siempre se levanta una vez más. Tal vez no hay moraleja ni significado, tiendo a pensar mucho y buscar los dobleces en las historias. ¿Cómo saberlo? Me gustaría preguntarle a Rasputín cómo hizo para levantarse tantas veces. Qué quería. Si valió la pena.

No tiene nada que ver con nada. Es la canción que suena en mi cabeza por estos días:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: