No hagas locuras Susana

La abuela sabe que subo al zarzo todas las tardes, que me importa un comino si se mancha el vestido. El zarzo tiene una ventana redonda por la que entra la luz de la tarde. La casa está ubicada de manera tal que en la mañana el sol cae sobre el jardín donde la abuela cultiva flores y plantas ornamentales. En la tarde, el sol cae sobre el patio donde está la huerta con los cultivos caseros de ajo, manzanilla y papa. El abuelo dijo un día que debería dejarme el pelo largo y ayudar más a la abuela. Le respondí que para pelos largos estaban todas las mujeres del pueblo, que mi educación era otra y que la abuela estaba de acuerdo y me apoyaba. Esa noche los escuché discutir hasta tarde. Sé que al abuelo le da miedo que me escape como papá. A la noche siguiente llegó con mapas, libros, un cuaderno de tapas de cuero y hojas blancas, una pluma nueva y tres frascos de tinta. “No hagas locuras Susana”, dijo mientras me revolvía el pelo como seguramente hizo con papá cuando tenía mi edad. Siempre me dice lo mismo.

En el zarzo leo y escribo hasta que el sol desaparece. Dentro de poco necesitaré otro cuaderno de tapas de cuero. No he vuelto al pueblo. La última vez que bajé fui a hablar con el maestro de escuela, le pedí que me dejara tomar clases. Respondió que eso no era para mujeres. Se dio la vuelta y me dejó con la palabra en la boca. Sentí tanto coraje que le robé el frasco de vidrio donde guardaba la culebra a la que llamaba Romelia. Los niños de la escuela decían que la culebra era su esposa, que una bruja la hechizó. A semejantes bárbaros el maestro da clases. Los animales deben ser libres, así que liberé a Romelia en el patio de la escuela y conservé el frasco.

Faltan tres dedos para llenar el frasco. La abuela me ha ayudado con la mitad. El resto lo he ganado escribiendo cartas de amor para los muchachos de la mina. Ojalá las chicas del pueblo nunca sepan quién las está enamorando con cartas perfumadas que les llegan puntuales los domingos en la tarde. Ojalá el abuelo nunca sepa quién tiene su frasco de agua de colonia. Si todo sigue como hasta ahora, en ocho meses estaré tomando un tren que me llevará hasta el puerto. De ahí tomaré un vapor que me dejará en la ciudad. De ahí en adelante todo dependerá de mi buena fortuna. Calculo que en dos años estaré de regreso. Si todo sale bien, encontraré a papá quién seguramente ya habrá encontrado a mamá  “No hagas locuras Susana”, me parece escuchar al abuelo. No sufras abuelo, voy a volver y con mamá y papá, uno de cada brazo. Ya verás. La abuela te cuidará bien.

Mientras suena:

Anuncios

2 comentarios to “No hagas locuras Susana”

  1. Pau Says:


    Ojalá se cumplan sus expectativas.
    Y las tuyas.
    Y las mías.

    Abrazos D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: