Crónicas desde el futuro vol. IV

El origen de esta curiosa y efímera moda surgió de las tradicionales Encuestas Mundiales de Satisfacción. El objetivo del Consejo era recabar la mayor cantidad de información posible sobre sus gobernados para de esa manera determinar las políticas a seguir para mantenerlos bajo su dominio.

Los preocupantes incrementos en los índices de satisfacción con la vida ocasionaron acalorados debates en el Consejo, aunque durante varios meses no acordaron una solución que le ofreciera a la humanidad algún tipo de divertimento que los sacara de su miseria espiritual, el consenso era unánime: debían hallar pronto el remplazo del consumismo desaforado porque una masa de personas con tiempo para pensar e insatisfacción permanente era la puerta de entrada a una revolución y por lo tanto peligraban los privilegios de los miembros del Consejo, sus familias y amigos cercanos.

La solución pronto fue hallada por el Departamento de Entretenimiento. Un agresivo plan de expectativa promocionó Las Vacaciones de Sí Mísmo. “¿Ha soñado con ser una estrella del deporte? ¿O tal vez un artista reconocido? ¿Un ermitaño en los bosques de Birmania?*” Por supuesto, no toda la población estaba en capacidad de pagar los planes Premium, por lo tanto fueron diseñados planes de vacaciones al alcance de todos los presupuestos.

Las Vacaciones de Sí Mismo permitían que cada persona adulta, una vez firmara los permisos de rigor y pagara por adelantado, podría vivir la vida de otra persona durante una semana. El procedimiento era muy sencillo, se recurría al Volcamiento de Memoria (ya usado como método para prolongar la vida aunque los filósofos no se ponían de acuerdo si trasladar “el ser” a un artefacto era vida), de manera que dos personas intercambiaban sus cuerpos. Algunas personas no soportaban estar en un cuerpo distinto y se suicidaron, es decir asesinaron a otra persona, otros se hallaron tan a gusto que huyeron en sus nuevos cuerpos, otros los aprovecharon para llevar a venganzas terribles, otros sometieron al cuerpo prestado a un desgaste tan acelerado durante esa semana que los devolvían casi inservibles. Aun así los estimados del Departamento de Entretenimiento establecieron una tasa de buen uso de los cuerpos intercambiados superior al 63%. Sin embargo, el porcentaje de quejas y problemas fue tan alto que el Consejo clausuró el programa y prohibió su reapertura.

*Desde el incendio de la Amazonía los bosques de Birmania fueron el último reducto verde en el planeta.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: