Archive for 27 junio 2017

El pasillo infinito

junio 27, 2017

Manotazos, puños y rasguños que se quedan en el aire, esa sensación de pesadez y torpeza propia de los sueños, ya no sabe si sueña o está despierta. El corredor se extiende hasta el infinito, el patrón selvático de la alfombra se une con el techo un poco más allá de la última bombilla. Día o noche da igual, ya no hay diferencia, qué va importar si existen el sol o la luna, o la tierra, lo único que queda es ese pasillo infinito. Y la cosa.

A ellos sí les importa si es de día o de noche. Para ellos sí existe el sol, la luna y la tierra. El pasillo infinito solo lo verán en las pesadillas posteriores en las que ella agita su mano delgada y huesuda, en un movimiento que es a la vez saludo y despedida, sonríe feliz y espantada, sus ojos abiertos hasta el máximo ya no miran nada distinto al horror.

Otra luz se apaga en el fondo del pasillo, la oscuridad está más cerca y en ella contenida y a la vez formada la cosa que la persigue desde esa noche sin estrellas en la que por primera vez no pudo dormir y decidió pintar el techo de su casa de colores luminosos que brillaban en la oscuridad en el primer intento por escapar de eso.

La anciana señala el frasco con las pastillas que su hija debe tomar para evitar que la oscuridad se la trague, el anciano se lleva la mano a la boca, logra contener un grito para no asustar más a su esposa. Bajan juntos con la lentitud exasperada de quien se sabe viejo y frágil, ella aprieta contra el pecho el frasco y murmura una letanía histérica y monocorde, él la sostiene del brazo y se aferra por llenar su mente de luz blanca que envía a su hija. Salen a la máxima velocidad que alcanza su carro familiar esperanzados en que aún están a tiempo.

La oscuridad se traga el pasillo infinito, está a solo unos metros de su nariz, sabe que es por ahí y por sus ojos por donde entrará. En un intento vano y desesperado por despistar a la cosa se quita la ropa y arma un torpe espantapájaros/espantacosas que no logra su cometido y que tan solo confundirá a la policía unas horas más tarde. Con su último pensamiento se arranca los ojos y destroza su nariz, la cosa envuelta en la oscuridad entra y se apodera de su mente. Vivirá a pesar de todo, pero no será nunca más una persona.

Anuncios

Crónicas desde el futuro vol. IV

junio 9, 2017

El origen de esta curiosa y efímera moda surgió de las tradicionales Encuestas Mundiales de Satisfacción. El objetivo del Consejo era recabar la mayor cantidad de información posible sobre sus gobernados para de esa manera determinar las políticas a seguir para mantenerlos bajo su dominio.

Los preocupantes incrementos en los índices de satisfacción con la vida ocasionaron acalorados debates en el Consejo, aunque durante varios meses no acordaron una solución que le ofreciera a la humanidad algún tipo de divertimento que los sacara de su miseria espiritual, el consenso era unánime: debían hallar pronto el remplazo del consumismo desaforado porque una masa de personas con tiempo para pensar e insatisfacción permanente era la puerta de entrada a una revolución y por lo tanto peligraban los privilegios de los miembros del Consejo, sus familias y amigos cercanos.

La solución pronto fue hallada por el Departamento de Entretenimiento. Un agresivo plan de expectativa promocionó Las Vacaciones de Sí Mísmo. “¿Ha soñado con ser una estrella del deporte? ¿O tal vez un artista reconocido? ¿Un ermitaño en los bosques de Birmania?*” Por supuesto, no toda la población estaba en capacidad de pagar los planes Premium, por lo tanto fueron diseñados planes de vacaciones al alcance de todos los presupuestos.

Las Vacaciones de Sí Mismo permitían que cada persona adulta, una vez firmara los permisos de rigor y pagara por adelantado, podría vivir la vida de otra persona durante una semana. El procedimiento era muy sencillo, se recurría al Volcamiento de Memoria (ya usado como método para prolongar la vida aunque los filósofos no se ponían de acuerdo si trasladar “el ser” a un artefacto era vida), de manera que dos personas intercambiaban sus cuerpos. Algunas personas no soportaban estar en un cuerpo distinto y se suicidaron, es decir asesinaron a otra persona, otros se hallaron tan a gusto que huyeron en sus nuevos cuerpos, otros los aprovecharon para llevar a venganzas terribles, otros sometieron al cuerpo prestado a un desgaste tan acelerado durante esa semana que los devolvían casi inservibles. Aun así los estimados del Departamento de Entretenimiento establecieron una tasa de buen uso de los cuerpos intercambiados superior al 63%. Sin embargo, el porcentaje de quejas y problemas fue tan alto que el Consejo clausuró el programa y prohibió su reapertura.

*Desde el incendio de la Amazonía los bosques de Birmania fueron el último reducto verde en el planeta.